Inicio

Un nuevo busto para olvidar el «horror» de Madeira

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Por fin un busto de Cristiano Ronaldo que parece contentar a todos: a los que aguardaban su representación más figurativa y a los que «bendecían» propuestas de otro color. Después de la polémica escultura consagrada al jugador estelar del Real Madrid en Madeira, el museo del Bernabéu que glosa las hazañas del mejor club del mundo ha tomado cartas en el asunto y no ha podido resistirse a poner los puntos sobre las íes.

José Antonio Navarro Arteaga es el autor del nuevo busto, en el que este artista sevillano capta la verdadera esencia del delantero portugués. Sin concesiones «experimentales», tal cual acontecía en el caso anterior, que llevaba la firma del escultor luso Emanuel Santos.

A lo largo de su amplia trayectoria, el creador español elegido se viene distinguiendo por sumergirse en las profundidades de la iconografía religiosa, pero tal vez su pieza de más renombre sea el monumento funerario de la Duquesa de Alba, fallecida hace tres años.

También está presente en la colección que el Vaticano muestra en sus jardines, además de haberse afanado en dar forma a imágenes de Cristo, de la Virgen y de diversos apóstoles en Sevilla, Málaga, Cádiz, Almería, Jaén, Córdoba, Zaragoza o Salamanca. Dos trabajos más le dan notoriedad en su ciudad natal: el monumento en homenaje al cantaor Pepe Peregil y el tributo a la afición del Betis.

En cambio, el busto del goleador a las puertas del Aeropuerto Cristiano Ronaldo de Funchal sigue provocando un aluvión de fotografías de recuerdo y sonrisas de los fans porque no dan crédito ante el escaso parecido real del rostro esculpido con el auténtico aspirante a su quinto Balón de Oro.

La obra de Emanuel Santos, también autor de otra similar acerca de Gareth Bale, se ha convertido en un atractivo turístico más para quien aterriza en la capital de Madeira… pero más por las numerosas bromas que se registran que por cualquier otra cuestión, según ha sido testigo ABC en varias ocasiones. De hecho, no resulta extraño ver a los seguidores de Ronaldo fruncir el ceño o poner una cara ‘distorsionada’.

Saltó la chispa en las redes sociales, en vista de que causó sensación con una escultura que sigue pareciendo caricaturesca. Se defendió Santos diciendo que al propio goleador le encantaba, y tal vez era cierto. La iniciativa para realizarlo había sido del propio artista portugués, quien dio un paso al frente cuando se enteró de que el aeropuerto iba a ser rebautizado con el nombre del icono madridista.

A pesar de que las burlas no han dejado de sucederse desde que se descubrió el pasado 1 de abril, su fama no hizo más que crecer. Tanto es así que la pieza que le dedicó a Bale respondía a un encargo del entorno del jugador galés.

La financiación de la escultura, valorada en unos 30.000 euros, correspondió a la casa de apuestas Paddy Power, una de las más conocidas en el sector en todo el mundo a través de internet y que espera sacar un gran rédito con la publicidad de la marca colocada justo detrás del busto. Un portavoz de la firma declaró al respecto: «Emanuel Santos es una leyenda de la escultura en Portugal, del mismo modo que lo son los jugadores de fútbol que esculpe».

Era la segunda creación de Emanuel Santos, a quien calificar como «una leyenda» suena a sarcasmo si tenemos en cuenta que este hombre de 41 años trabajaba como limpiador en el aeropuerto de Funchal y se adjudicó el proyecto de busto de Cristiano porque se ofreció al director del recinto. Hasta él mismo se sorprendió por recibir una respuesta afirmativa.

El más solidario
Por otra parte, un estudio difundido en Italia retrata a CR7 como «el jugador más solidario del mundo», después de comprobar que ha colaborado en numerosas ocasiones en relación a las más diversas campañas con fines humanitarios. A Ronaldo le conmueven los niños con cáncer y se le encoge de forma especial el corazón cuando sucede cualquier tragedia en su país.

Así pudo comprobarse recientemente, pues pagó de su bolsillo los cuidados médicos que requerían 350 personas entre Lisboa y Oporto, después de los graves incendios que asolaron esa franja geográfica el pasado mes de octubre, con el balance oficial de 45 muertos.

Sus donaciones también se dejaron sentir en su Madeira natal en 2016, toda vez que el fuego llegó a las puertas del casco histórico de Funchal. Igualmente, no dejó de expresar su admiración por el papel de los bomberos, convertidos en unos héroes que salvaron a decenas de compatriotas suyos. Y ha impulsado subastas de material deportivo utilizado por él con el fin de recaudar fondos para sustentar las más variadas causas, como por ejemplo la construcción de unas escuelas en Palestina para niños necesitados.

Tal vez es un reflejo de que no olvida la infancia humilde que pasó el hoy emblema del Real Madrid.