Inicio

Pesic debuta con un recital defensivo ante el Bilbao Basket

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

El Barcelona Lassa recuperó la confianza antes de la Copa del Rey con una abultada victoria (90-58) ante el RETAbet Bilbao Basket, en el Palau Blaugrana, donde el técnico serbio Svestislav Pesic, fiel a su filosofía, debutó en el banquillo local con un recital defensivo.

Tras tres derrotas consecutivas entre la Liga Endesa y la Euroliga, el conjunto azulgrana recobró el pulso en un partido que se decidió tras la reanudación, cuando los locales endosaron un parcial de 27-10 de la mano de Ante Tomic (12 puntos y 9 rebotes) y Thomas Heurtel (12 puntos y 8 asistencias), junto a Pau Ribas (12 puntos) los mejores del partido.

El RETAbet Bilbao Basket, que encadenó el cuarto tropiezo consecutivo, fue incapaz de agrietar la defensa azulgrana. Prueba de ello es el bajísimo porcentaje de acierto en tiros de campo: 13 aciertos de 32 intentos en tiros de dos y 6 de 22 en tiros de tres.

Prometió Pesic en su presentación mejorar en defensa y su pupilos cumplieron con una clara mejora en la intensidad y la concentración. Ya en los primeros diez minutos su equipo apretó las tuercas atrás, algo que se confirmó no solo con los puntos recibidos -14, de los cuales solo 3 fueran en tiros de campo- y en las faltas personales cometidas (7).

En ataque, su equipo se movía al ritmo de Ribas -7 puntos en el primer cuarto- y Heurtel, si bien echaba de menos la aportación de los jugadores interiores.

Con un Bilbao al que le costaba anotar con facilidad, el Barcelona llegó a gozar de una ventaja de 11 puntos (min.7), que quedó en 9 puntos (24-14) tras un triple de Redivo, junto a Hammink (12 puntos), las principales referencias en ataque de los visitantes.

No bajó la intensidad defensiva el equipo local en el segundo cuarto, pero sí tuvo más problemas para generar juego, especialmente en la pintura. Dependía demasiado el Barcelona de los triples -5 aciertos de 16 intentos en el primer tiempo-, una circunstancia que camuflaba con la solidez defensiva.

Una falta de ideas en ataque que se demostró con un paupérrimo parcial de 12-13 en el segundo periodo favorable al conjunto vasco. Los pupilos de Veljko Mrsic sobrevivían gracias a los chispazos exteriores de Lucio Redivo, que volvió a reducir una desventaja de once puntos (33-22, min.18) a ocho (35-27) antes del descanso.

Tras la reanudación el ataque azulgrana cambió diametralmente. Tomic se hizo grande en la zona con seis puntos consecutivos, a los que se sumó un triple de Heurtel (44-27, min.23) para completar un parcial de 9-0 que dejaba el partido prácticamente visto por sentencia.

Lejos de reaccionar, el Bilbao se bloqueó una y otra vez con el muro defensivo planteado por Pesic. Prueba de ello es que en el tercer cuarto solo anotó diez puntos, con Fischer como único jugador que intentaba reivindicarse.

El Barcelona siguió a lo suyo. Koponen y Ribas sumaban desde el perímetro y los locales firmaban, a placer, un abultado parcial de 27-10 con el que cerró el tercer cuarto perfecto (62-37).

Con Bogdanovic como único referente ofensivo, el Bilbao se dejó ir y el último cuarto se convirtió en un trámite que el Barcelona aprovechó para agrandar su maltrecha confianza.

Dio entrada Pesic a Pressey y Vezenkov, mientras que Sanders y Hanga se lucieron con tres mates vistosos que el público del Palau agradeció tras unos últimos meses grises.

Etiquetas: