Inicio

«Mothquito», primer proyecto de «foiling» español, nominado para los Foiling Awards 2018 al mejor diseño

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Estos premios se dividen en distintas categorías como barcos de fabricación en serie, diseños pendientes de fabricación, regatistas, etc. El gran público puede votar a los nominados de cada categoría para designar un ganador, pero el simple hecho de ser nominado es en sí mismo un gran reconocimiento mundial a una labor que otorga un gran prestigio internacional.

https://www.facebook.com/MothquitoC/videos/831009613914495/
En España contamos con una iniciativa valenciana pionera, el primer proyecto de foiling en nuestro país, que además ha sido nominado en la categoría de Diseño por su innovador diseño y concepto, el Mothquito, un barco que está generando gran expectación en todo el mundo por su diseño sin concesiones, concebido y desarrollado especialmente para foiling y por su innovación tecnológica gracias a su sistema de foils, el IFS o Increased Foiling System, un sistema desarrollado y patentado por la propia empresa fabricante del barco, IFS Foiling, que incrementa su eslora y manga dinámicas para conseguir una mayor estabilidad y prestaciones en vuelo.

El Mothquito es un foiling de vela ligera transportable en la baca del coche que con un casco de tan solo 3,05 de eslora y 1,8 de manga, una vez montado para navegar, alcanza unas dimensiones en vuelo de 5,5 m de eslora y 4,8 de manga dinámica, gracias al innovador sistema de foils IFS que incorpora, lo que le permite con mucho menor peso (carbono), compararse en prestaciones a barcos con foils de mayor porte. Cuenta con una gran superficie vélica que rondará los 15 m2, y que según explica su diseñador Toni Blanc, lo que para un casco de apenas 3 metros parecería un tanto excesivo, para un barco de esas dimensiones dinámicas resulta bastante conservador.

Un diseño original
El diseño de su casco, de líneas suaves y orgánicas, se caracteriza por una carena hidrodinámica de planeo con proas planas y curvadas hacia arriba al más puro estilo de las tablas de surf de alto rendimiento y optimizada mediante una cubierta corrida y sobre-elevada a proa para favorecer el paso de olas por bajo del casco para favorecer un despegue rápido con un flujo de liberación suave para una transición rápida y eficaz a modo vuelo mediante planeo. Ésta cubierta sobre-elevada genera un túnel que proporciona un ligero "efecto suelo", lo que le proporciona aún mayor empuje ascensional y una mejor estabilidad en vuelo.​

A partir del mástil y hacia popa, la cubierta corrida se transforma en zona de labor con topes longitudinales proa/popa para un apoyo seguro de los pies en las viradas a alta velocidad. También destacan en el MOTHQUITO los wings, al estilo de los Moth International, con el fin de evitar el uso de trapecios, bastante peligrosos a altas velocidades.

IFS, un sistema innovador español
Pero la innovación no acaba aquí, el equipo de diseño de Toni Blanc ha estado más de tres años desarrollando un sistema de foils hasta conseguir su patente, que permite un incremento de la estabilidad tanto longitudinal como transversal, aumentando la seguridad y las prestaciones, de ahí su denominación IFS o Increased Foiling System.

El Mothquito incorpora unos largos foils en V orientados hacia el exterior y dotados de "doble lift", con lo que se consigue un incremento de la manga dinámica de hasta un 250% con respecto a la manga del casco, proporcionando una gran estabilidad transversal y un importante aumento del momento adrizante, que se traducirá en una navegación dinámica más segura y confortable con una considerable reducción de escora. Y es que como nos comentan en IFS, en las principales competiciones de foiling con catamaranes, como la America’s Cup o la Red Bull, se emplean foils en J, que no son más que una V dentro del agua pero orientadas hacia dentro de la manga del casco.

Otros casos de eficiencia son por ejemplo el caso del Hydroptere, record del mundo de velocidad hasta el Vestas de Paul Larson. En el Hydroptere, los planos de sustentación principales son perfiles alares dispuestos a 45º y en la manga máxima, otra vez una V pero con aumento de manga dinámica. Por lo tanto, el foil en V para nosotros es la clave y cuanto más alejado de crujía mayor será la manga dinámica y mayor el momento adrizante, lo que permitirá mayor superficie vélica para aumentar el potencial de velocidad del barco.

Los foils en V tienen la ventaja de auto-regular la altura de navegación automáticamente, sin necesidad de flaps ni de sensores, ya que a mayor velocidad del barco aumenta la fuerza de sustentación al tiempo que se reduce la superficie mojada del foil, hasta que el propio peso del barco impide que los foils salgan del agua y lo hagan colapsar, regulando así de forma automática la altura de foiling. Dicho de otra forma, si el barco se eleva demasiado, la V sumergida proporciona menos ascenso, mientras que si el barco desciende, la V se sumerge proporcionando más ascenso y elevando el barco de nuevo.

Los foil en V de IFS que incorpora el Mothquito cuentan además con dos senos, el principal o seno V, y un segundo seno en el extremo alar y orientado hacia abajo denominado por IFS como doble lift, que sirve para incrementar el empuje ascensional en la arrancada reduciendo el tiempo de transición a modo vuelo, y desapareciendo después su fricción al quedar encima de la superficie. Este doble lift actúa además como barrera de separación para minimizar los torbellinos que se generan en las puntas de las alas por diferencia de presiones y que restan rendimiento, aumentando también la seguridad, ya que estas afiladas puntas se encuentran orientadas hacia abajo lo que en caso de caída de un tripulante al agua supone una gran ventaja para su seguridad.

En cuanto al aumento de eslora dinámica, estamos acostumbrados a ver volar catamaranes con las proas caídas, es decir, con asiento negativo siempre a punto de clavar sus proas en el agua para volverse a recuperar gracias a sus proas invertidas que permiten emerger de nuevo al barco, aunque en algunas ocasiones estos desafíos con la superficie del agua acaban en pitch-pole o volcada por la proa.

Según explica Toni Blanc, "cuando un barco navega en modo desplazamiento tradicional, lo hace apoyándose en toda su eslora de flotación, pero en el momento en que pasa a modo vuelo lo hace solo sobre sus foils sin haber cambiado el centro de gravedad del barco. Si los main-foils, como suele ser habitual se sitúan a media eslora aproximadamente, al volar las proas quedan en suspensión en el aire, sin apoyo, y esta situación se convierte en una suerte de equilibrio complicado de mantener máxime con vientos portante donde el empuje vélico tiende a hundir las proas. Por tanto, la eslora dinámica es un factor fundamental en la estabilidad longitudinal del barco".

El Mothquito, gracias al IFS, adelanta los V foils y retrasa los T foils de timón hasta una posición máxima del 50% más de la eslora del casco (de ahí su eslora en vuelo de 5,5 m si se suma el botalón) incrementando así considerablemente su eslora dinámica, lo que permite al tripulante con vientos portantes, retrasar su posición más a popa sin modificar el asiento dinámico para contrarestar el empuje vélico, y apostando en caso de pérdida de sustentación por el rebote sobre la superficie para minimizar el riesgo de clavadas de proa. Con este sistema el IFS permite mantener un correcto asiento dinámico en cualquier rumbo y condición de viento admisible.​

En resumen, se trata de un fly catamaran sorprendente, rápido y fácil de manejar para cualquier tipo de navegante, independientemente de su preparación física o conocimientos, incluso para aquellos que pensaban que volar iba a resultar imposible para ellos.

Gracias a su avanzado diseño e innovación, el Mothquito es capaz de aumentar su eslora y manga dinámicas para conseguir un aumento significativo de la estabilidad y prestaciones, lo que le permite equipararse a barcos mayores pero con menor peso, por lo que promete alcanzar altas velocidades, con el máximo control y seguridad.

Actualmente no existe en el mundo un concepto similar, por lo que si lo comparamos gráficamente con otros barcos existentes y de gran nivel, podemos apreciar con facilidad las diferencias dinámicas que se establecen en el Mothquito.

Viendo este barco, con sus largos foils en V orientados hacia el exterior, sus brazos extensores de los T-foils de timón sobresaliendo por la popa y sus wings de serie en sustitución de los clásicos trapecios, en seguida, nos viene a la mente la visión de un mosquito, de ahí que su diseñador Toni Blanc lo haya bautizado con el nombre de Mothquito, haciendo honor también a los foilings pioneros, los Moth International, a los que recuerda por sus wings.

El Mothquito que se presenta como un barco fácil de navegar para cualquiera gracias a su estabilidad, se encuentra en la actualidad en fase de producción de su primer prototipo y pronto comenzará sus primeras pruebas de mar en Valencia y en la bahía de Jávea, donde tanto la FVCV como el Club Náutico de Jávea han acogido con ilusión este innovador proyecto desarrollado en Valencia y único en España, que ahora ha sido nominado para los Foilingd Awards 2018 en la categoría de Diseño, donde compite por el premio nada menos que con el AC75 de America’s Cup, el SWAN 36, el NACRA 15 y el FLYACHT de Philippe Briand.

Publicaremos los enlaces para votar de los FOILING AWARDS 2018 para que a partir del 10 de diciembre y hasta final de mes, cualquiera que lo desee pueda emitir su voto para las distintas categorías.

Los ganadores serán anunciados en la ceremonia de la FOILING AWARDS en Milán, el día 29 de enero del 2019.

Desde estas líneas deseamos todo el éxito para este diseño español, y la enhorabuena anticipada, pues sólo esta nominación ya es todo un reconocimiento mundial para el proyecto español Mothquito.