Inicio

Mal comienzo de año para Apple: recorta un 10% el plan de producción de los nuevos iPhone

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Apple ha recortado en torno a un 10% su plan de producción de los nuevos modelos de iPhone para los próximos tres meses. Un escenario que se produce después de que la compañía estadounidense reconociera que los terminales más recientes han tenido una tibia acogida en el mercado.

Según informa el diario «Nikkei Asian Review», que cita fuentes conocedoras sin identificar, confirmando así los temores sobre la evolución de las ventas del dispositivo estrella de la compañía, después de que el consejero delegado de la multinacional, Tim Cook, anunciara la semana pasada de que los ingresos de la empresa entre octubre y diciembre no cumplieron las expectativas.

«Apple pidió el mes pasado a sus proveedores que produjeran menos iPhones de los planeados para el trimestre entre enero y marzo», indicaron las fuentes consultadas al diario, que recuerda que se trata de la segunda vez en dos meses que la compañía estadounidense ha revisado a la baja su plan de producción para el iPhone.El último ajuste en la producción afectaría a todos los nuevos modelos del iPhone, incluyendo los dispositivos XS Max, XS y XR, aunque el grado del recorte necesario varía entre cada proveedor en función del conjunto ofrecido a la compañía de Cupertino.

En este sentido, otra fuente consultada por «Nikkei» indicó que, según el nuevo plan revisado, la producción prevista de todos los modelos de iPhone se reducirá a un rango de entre 40 a 43 millones de unidades para el trimestre enero-marzo, frente a la anterior proyección de entre 47 y 48 millones de unidades. Este ajuste, de confirmarse, representaría una caída anual superior al 20% en comparación con los 52,21 millones de iPhones comercializados por Apple entre enero y marzo de 2018, aunque la desviación en este caso podría diferir en función de los inventarios y la demanda.

La petición de Apple a sus proveedores habría tenido lugar con anterioridad al «profit warning» -«advertencia sobre beneficios»- anunciado por Cook el pasado 2 de enero y que representa un ajuste a la baja de entre un 5,6% y un 9,7% de su anterior expectativa de ventas, el primer recorte de la previsión de ingresos de la multinacional en 16 años.

El pasado mes de noviembre, coincidiendo con la publicación de sus cuentas anuales, Apple anunció que no volverá ofrecer detalles sobre la evolución del número de unidades vendidas de sus dispositivos iPhone, iPad o Mac al considerar que «la cifra de unidades vendidas en un periodo de 90 días no es necesariamente representativa de la fortaleza subyacente del negocio».

Tim Cook ganó un 22% más en 2018, hasta 13,68 millones
La retribución de Tim Cook, consejero delegado de Apple, alcanzó el pasado ejercicio los 15,682 millones de dólares (13,68 millones de euros), cifra que representa una subida del 22,3% respecto a lo cobrado por el primer ejecutivo del fabricante del iPhone el año anterior, después de que la multinacional, que en agosto se convirtió en la primera empresa en superar el billón de dólares de capitalización, batiera todos los objetivos fijados.

De este modo, el consejero delegado de Apple recibió en el último ejercicio de la compañía una retribución anual 283 veces mayor que la retribución mediana percibida por los empleados de la multinacional, que fue de 55.426 dólares anuales (48.372 euros), según indicó la compañía. En concreto, Cook recibió una salario base de 3 millones de dólares (2,62 millones de euros), en línea con el cobrado en ejercicios anteriores, mientras que el paquete de incentivos vinculado al desempeño de la compañía alcanzó los 12 millones de dólares (10,47 millones de euros), el máximo previsto de cuatro veces el salario base, después de que Apple rebasara ampliamente las metas de ingresos y beneficio operativo establecidas.

A estas cantidades se sumaron otros 682.219 dólares (595.280 euros) por distintos conceptos, incluyendo primas de seguros de vida y a planes de jubilación por 19.464 dólares (16.986 euros), aparte de 57.692 dólares (50.348 euros) en gastos de vacaciones, a los que se suman 310.981 dólares (271.385 euros) en gastos de seguridad personal y un total de 294.082 dólares (256.645 euros) en costes relacionados con viajes de Tim Cook en avión privado, que el ejecutivo debe usar desde 2017 en todos su viajes de trabajo y carácter personal «por razones de seguridad».