Inicio

Las claves del nuevo saque de Rafa Nadal

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Renovarse para seguir en lo más alto. Después de toda una vida en el circuito, Rafa Nadal mantiene la ilusión intacta por conquistar el mayor número de títulos posibles y, si se puede, regresar al número uno mundial. Esa ambición la comparten sus preparadores actuales, Carlos Moyá y Francis Roig, y es lo que ha provocado que todos juntos se hayan puesto a la tarea de remozar el saque del balear para conseguir más velocidad y más potencia.

En declaraciones a la página web oficial de la ATP, Moyá ha explicado el motivo del cambio, en el que han estado trabajando durante los últimos meses, y que se hará evidente en el Open de Australia, primer Grand Slam de la temporada: «Siempre habíamos tenido la sensación de que la pelota de Rafa iba rápida en el saque, pero al botar se frenaba un poco. Ahora, con un movimiento más fluido, perseguimos que la pelota bote y no pierda toda esa velocidad. Buscamos que haga más daño y que la bola le vaya un poco más rápida».

La mecánica del cambio se fundamenta en tres pilares, y los explica Francis Roig: «El primero, que cuando empieza a ejecutar el swing lleva la mano más rato por abajo, en lugar de levantarla lateralmente. El segundo, que en el momento de lanzar la pelota al aire no hace tanta flexión, aguanta mucho más el cuerpo arriba, bien erguido, en lugar de sentarse porque así pierde dinamismo. Y el tercero, que entra bien con la pierna derecha dentro de la pista tras caer».

También se ha modificado ligeramente la mecánica del segundo servicio: «La parábola que hace la pelota es ahora un poco diferente. No lleva tanto efecto, va más directa. Puede tener un poco más de riesgo, pero también un poco más de ventaja: al rival le cuesta entender el movimiento de la bola porque le embiste más».

Moyá asegura que han trabajado mucho esta nueva faceta, y no cree que el cambio vaya a perjudicar a Nadal en este inicio de temporada: «Rafa estaba por la labor, surgió de él y decidimos intentarlo. Hay cosas que veíamos desde hacía tiempo, pero por por culpa de la rodilla y del pie no habíamos podido ponernos manos a la obra. En invierno ha estado más o menos bien, lo intentó, encontró continuidad y se sintió cómodo. Lo está aplicando en partidos de entrenamiento y se siente como si hubiera sacado así durante toda su vida».

Etiquetas: