Inicio

Las cláusulas que blindan a los jugadores del Atlético

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Sime Vrsaljko ha sido el último jugador en renovar con el Atlético. El croata, que tuvo pie y medio en Italia a principios del mercado de invierno, ha visto como la confianza de Simeone en él le ha regalado los minutos que reclamaba. El nuevo contrato del lateral será hasta 2022 y contará con una cláusula de rescisión de 80 millones, una cifra con la que los rojiblancos confían en disuadir a cualquier interesado. Este movimiento del club va en la línea de la política de la entidad de poner a los jugadores importantes cláusulas, a priori, difíciles de abordar.

Diego Costa es actualmente el jugador con la carta de libertad más cara: 200 millones. Tras su regreso procedente del Chelsea, el Atlético se encargó de que el hispano-brasileño contara con un precio de venta que prácticamente imposibilitara su salida. La segunda línea estaría conformada por el núcleo español de los Saúl,
Koke y Vitolo. Dos piezas claves en el equipo y uno de los grandes fichajes del Atlético en los últimos tiempos que cuentan con 150 millones de cláusula.

El caso de Antoine Griezmann es especial. Pese a que su libertad está tasada actualmente en 200 millones, cuando se abra la ventana de fichajes de verano, quedará reducida a 100. La renovación del francés el pasado verano obedeció a la necesidad del club de mantener a su principal estrella tras la sanción impuesta por la FIFA. Los rojiblancos se aseguraron contar con el «7» hasta final de temporada. Lo que pasará cuando ésta acabe es una incógnita.

Jan Oblak y Yannick Carrasco son los dos siguientes en la escala de precios. Sus 100 millones podrían parecer disuasorios para la mayoría de clubes, pero en vista del actual mercado, esta cifra podría quedarse corta en algún momento. El portero, de hecho, ya ha sonado para el PSG en varias ocasiones, llegándose incluso a especular sobre la posibilidad de que equipo francés pagase su cláusula. En el Atlético, mientras, tratan de firmar una renovación que aumente el precio de su libertad.

El club rojiblanco, además, sabe del potencial de algunos de sus jugadores que podrían no considerarse titulares. Si bien Ángel Correa y Thomas pueden llegar a tener un protagonismo menor para Simeone en alguna ocasión, sus cláusulas son de 60 y 40 millones respectivamente. Ambos jugadores están entre las prioridades del club en tema de renovaciones, ya que su peso dentro del equipo ha aumentado desde la temporada pasada.

Por último, la defensa es la que podría parecer más vulnerable a la fuga de algún jugador. Pese a los más de 250 millones que costaría la libertad del cuartero formado por Lucas Hernández (55),
José María Giménez (65), Diego Godín (60) y Sime Vrsaljko (80), la realidad es que son cantidades que parece que cualquier equipo grande podría desembolsar. Van Dijk, por ejemplo, ha firmado por el Liverpool este mercado de invierno por 84 millones de euros.
Laporte ha sido el último caso que evidencia las grandes cantidades que un equipo está dipuesto a gastar en un defensa, pagando el Manchester City de Pep Guardiola 65 millones por sus servicios.