Inicio

Laia Sanz: «Ahora mismo es imposible que una mujer pueda ganar el Dakar»

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Laia Sanz (Corbera de Llobregat, 1985) afronta su octavo Dakar, un rally que le ayuda a mantener la motivación tras haberlo ganado todo en trial y enduro. 18 títulos mundiales la contemplan, casi tan importantes como haber acabado siete ediciones del raid más exigente del mundo, haber logrado la novena posición en 2015 o haber quedado entre los 16 primeros en los últimos cuatro años. Muchos pilotos no llevan demasiado bien que una mujer les pase por delante pero se ha ganado el respeto de todos. A lomos de su KTM-450 Rally estará el 6 de enero en la línea de salida de una prueba que celebra su 40 aniversario (diez en Sudamérica) y que atravesará Perú, Bolivia y Argentina, con seis días de arena que se completarán con la altitud y el calor.

-¿Qué tiene el Dakar que engancha tanto?

-No lo sé pero todos volvemos. Algo tiene. Aparte de competición tiene un punto de aventura y te hace llegar al límite, mucho más lejos de lo que uno imagina.

-¿Es superación o masoquismo?

-Podríamos decir que hay un punto de masoquismo pero hay algo más. No lo haríamos solo para sufrir. También tiene su recompensa, cuando acabas, la satisfacción que te da también es muy buena.

-¿Está aburrida de ganar en trial y en enduro? ¿El Dakar es la búsqueda de algo más?

-Hace años que no compito en trial y un poco sí que buscaba nuevos retos y algo que me motivase. Empecé a correr el Dakar por esta razón. Necesitaba algo nuevo. En el trial llevaba muchos años ganando títulos, podría haberme quedado y ganar más cosas pero necesitaba una motivación nueva.

-¿Ha pasado miedo alguna vez en el Dakar?

-Sí. Sobre todo cuando te encuentras algún accidente grave de algún compañero y tienes que esperar el helicóptero. Incluso ha habido muertos en algunas ediciones que he corrido yo y en esos momentos pasas miedo.

-¿Más que el perderse o quedarse aislado?

-Sí. Al final, perderse en el Dakar solo supone perder tiempo. Es peor hacerse daño. A mí no me da miedo perderme. Hoy en día estamos controlados por GPS. No es como hace 30 años en África, que si alguien se perdía podía estar dos semanas buscándose la vida.

-Por lo que está contando, ¿es bueno caerse de vez en cuando para ser consciente de los peligros del rally?

-Nunca es bueno caerse pero sí que es verdad que algún susto de vez en cuando, si no te haces daño, te puede ir bien. Pero es mejor no caerse ni para llevarse un susto. De todas formas, sin haberme caído muy fuerte, cuando empecé en el Dakar ya era consciente del riesgo que había. Hay gente que tal vez sí que le vaya bien pero a mí, que soy conservadora, no me ha hecho falta caerme para ver lo serio que puede ser. Hay pilotos que son más alocados que les puede ir bien pero a mí no me gusta arriesgar más de lo que puedo. He tenido siempre este punto de precavida.

-Hablando de caídas ¿el fair play en el Dakar es un mito? A usted el año pasado un piloto la engañó…

-Sí que existe y es una de las cosas bonitas de esta carrera. Lo que me pasó el año pasado fue una excepción, por eso me sorprendió y me enfadó tanto. Te estás jugando la vida, todo el mundo es consciente de ello y siempre hay un punto más de respeto al rival y de ayuda mutua que igual en otras competiciones no existe.

-¿Qué es lo peor de este Dakar, la arena, la altura, el calor?

-A mí lo que más me asusta es el calor de Argentina. La altura también influye y te deja tocado físicamente pero ya lo he vivido otros año y sé más o menos cómo llevarlo pero el tema del calor… Puede hacer que una etapa fácil y corta pase a ser un infierno. El calor es a lo que tengo más respeto.

-¿La novena posición de 2015 es un éxito o una carga? Todos esperan que la supere…

-Es un éxito total. Sí que pone un poco de presión y es una carga, es verdad, pero también me la quita porque demostré mucho y no solo en aquella edición, sino en las últimas, en las que he acabado entre los 15 primeros. En ciertos momentos la gente espera mucho de mí pero ayuda más que perjudica.

-Con los éxitos que tiene el motor en España ¿cómo explica que la afición no se vuelque tanto con este deporte?

-Sí que se vuelca pero no somos como los italianos de carácter y tal vez por eso no se nota tanto pero tenemos una gran afición.

-¿Qué tiene Cataluña que es la cuna de la mayoría de grandes pilotos?

-Es una cadena de circunstancias. Tenemos buen clima, buenos sitios, hay mucha tradición y también hay pilotos en los que fijarse. Igual en otros sitios lo tienen más difícil. La cantera en Cataluña siempre se ha cuidado mucho y las competiciones para niños.

-¿Uno de sus sueños sigue siendo correr el Dakar en coche?

-Sí. Me gustan mucho los coches, casi más que las motos. Creo que es mucho más seguro que correrlo en moto, aunque sigue siendo peligroso. Y no es tan físico o exigente que la moto. Puedes alargar mucho tu carrera deportiva. Hay pilotos con 50 años al máximo nivel y en moto sería imposible estar delante con 50 años.

-¿Qué relación mantiene con su moto? ¿Le habla?

-Hablarle quizás no pero tiene que haber una conexión y más en una carrera como el Dakar, en la que la mecánica es una parte muy importante. Es la fiabilidad. Siempre he pensado que la moto tiene memoria y si tú la maltratas en algún momento luego se acuerda. Hay que cuidarla y pensar que es una carrera de 15 días y que hay que llegar bien. Igual que tú tienes que cuidarte y conservar energías, también tienes que conservar la moto.

-¿Sería un milagro ver a una mujer ganar el Dakar?

-En moto, ahora mismo, lo veo imposible. Igual en un futuro hay alguna chica que pueda ganarlo. Para mí lo veo imposible. No solo por el límite físico, que lo hay. Nos guste o no hay diferencias físicas entre hombre y mujeres y estamos luchando contra atletas hombres de primer nivel. Por mucho que te cuides y trabajes no es lo mismo. Y en mi caso, técnicamente no soy tan buena como los pilotos de delante. Hay que ser realista y conocer tus limitaciones.

Etiquetas: 
Catlike Whisper

Catlike Whisper – Zapatos unisex, color
Catlike

Cómpralo nuevo: EUR 159,99

(Visita la lista Los más vendidos en Zapatillas para ver información precisa sobre la clasificación actual de este producto.)

Garmin Vivosport

Garmin Vivosport – Pulsera de Deporte con GPS y Monitor de Ritmo cardiaco
de Garmin
(9)

Cómpralo nuevo: EUR 139,98
26 de 2ª mano y nuevo desde EUR 102,95

(Visita la lista Los más vendidos en para ver información precisa sobre la clasificación actual de este producto.)