Inicio

Galo Blanco: «Convenceremos a los escépticos de que esta Davis es mejor»

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Galo Blanco (8 de octubre de 1976, Oviedo) cuenta que a la media hora de charla con Gerard Piqué ya sabía que quería subirse a la aventura de la nueva Copa Davis, un torneo con un formato innovador que en 2019 y 2020 se celebrará en Madrid. «Será espectacular», insiste Blanco, que ayer visitó la sede de ABC en el día uno de esta nueva era. Por delante, un año de trabajo para pulir detalles y convencer a los escépticos, que también los hay porque en el mundo del tenis se le tiene alergia a cualquier cambio.

¿Cómo seducirá a los escépticos?

La Copa Davis es un evento único y queremos que sea la fiesta del tenis. Va a ser a final de año como ha sido hasta ahora (en 2019, del 28 al 24 de noviembre en la Caja Mágica) y con un nuevo formato. No ha cambiado al 100% porque se mantiene el local/visitante en las series clasificatorias de febrero, en donde participan 24 equipos y 12 accederán a las finales de Madrid para jugar con los cuatro semifinalistas de la Davis de este año (España, Croacia, Estados Unidos y Francia) junto a dos invitados (Argentina y Gran Bretaña). Este no es un evento para que el público vaya a ver a los jugadores. Lo que queremos es que vaya a ver a las naciones, que vaya con banderas. No es como un Mutua Madrid Open en donde la gente va a ver a Nadal, Federer, Djokovic... Queremos que la afición vaya a ver a España, a Suiza o a Serbia.

¿Lo que ha sido siempre la Davis, entonces?

Así es. Durante el año solo se juegan torneos individuales donde los jugadores se representan a sí mismos y esta es la única oportunidad para que los tenistas representen a sus países.

Yannick Noah, este fin de semana, decía que la Davis moría y que este nuevo torneo no debería llevar ese nombre. ¿Qué piensan al oír eso?

Todos los cambios necesitan digerirse bien, necesitan un tiempo. Con tiempo, daremos la vuelta y convenceremos a esos escépticos que piensan que hay que cambiar el nombre. Esto sigue siendo la Copa Davis. Pasa de jugarse en cuatro semanas a hacerlo en dos, y hay equipos que solo jugarán una semana. Eso es lo que vienen pidiendo el 99,9% de los jugadores en los últimos 15 años. Pero hay mucha gente que es sentimental, les gusta la tradición. Pero es que esa tradición no se va a perder, las eliminatorias seguirán existiendo.

Los últimos años de la Davis han estado marcados por la falta de estrellas en muchas series. ¿Se puede sostener el torneo sin las figuras?

Cada año se ha ido agravando más por el tema del calendario, que está muy apretado. Para ganar la Davis, había que jugar cuatro semanas al año sin contar viajes, adaptación... Es muchísimo en una agenda tan comprimida. Aunque alguno está en contra, hay muchos jugadores que están a favor del cambio de formato.

¿Y si ahora tampoco quieren jugar los tenistas top?

Tenemos un año para convencerles, para que vean que este es el evento que todo el mundo quería. Creo que les vamos a convencer, les haremos ver que es el único torneo en el cual pueden representar a su nación.

¿Cómo vende el producto a los tenistas?

Ellos pedían que la competición fuera más corta, que tuvieran más semanas libres... Ahora se jugará a tres sets y se comprime a esa semana de la fase final en la que jugarán todos contra todos. Es un sistema diferente, con seis grupos de tres equipos y pasan a cuartos los mejores de cada grupo más los dos mejores segundos. Va a ser espectacular.

¿Qué percibe?

Pues que hay mucha gente a favor, pero se destaca lo negativo o las opiniones contrarias. Se oye más a los que están en contra, pero le aseguro que una buena parte del vestuario está encantada.

La fecha es un tema de debate. ¿Cuál es la que más os gustaría?

Nosotros nos centramos en la fecha de 2019, que es del 18 al 24 de noviembre. A partir de ahí, seguiremos hablando con la ATP, la ITF, los Grand Slams, los jugadores... En Londres hubo una reunión muy productiva, pero es difícil arreglar todo en una cita. En Australia nos volveremos a ver, pero creo que vamos por el buen camino.

¿Por qué hay ese revuelo con la Davis si es la misma fecha que en esta edición de 2018?

Porque me imagino que si los jugadores pudieran elegirían otras fechas. Es difícil. Los jugadores juegan para ellos y donde quieren. Que les digan que tienen que jugar esa fecha, a final del año, después del Masters o de París-Bercy para los otros, pues a alguno le puede alterar sus vacaciones, su preparación para Australia. Nosotros no hacemos nada diferente de lo que se ha estado haciendo. Alexander Zverev, que se ha mostrado muy contrario a nuestro formato, ha dicho que jugará las clasificaciones en febrero. ¿Qué sentido tiene si no juega la fase final? Yo le pregunté si este año hubiera jugado la final y me dijo: “¡Cómo no voy a jugar, sería el héroe!”. Pues son las mismas fechas.

En 2020 también se jugará la Copa del Mundo ATP por países. ¿Se puede convivir con ella?

Es un torneo de la ATP que no tiene nada que ver con el nuestro. Ese torneo está hecho para los jugadores y el nuestro para los jugadores y para las federaciones. Nosotros creemos que el tenis necesita a las federaciones, son las que trabajan con el tenis base, dan las ayudas... Si no tienen dinero, es imposible sostener este negocio. Parte del dinero de nuestro proyecto va a las federaciones, mucho más de lo que se daba. Somos muy diferentes a la Copa del Mundo de la ATP. Ellos van a representarse a sí mismos como equipo, no como nación. En la Davis sí se representa a la nación.

Se han cerrado dos años en Madrid. ¿Y después? ¿Cuántas ofertas han recibido?

Bastantes... Muchas. Una vez se decidió que estos dos primeros años se iba a jugar en Europa, llegaron las propuestas de Madrid y Lille. La idea es que rote por el mundo, que vaya a Estados Unidos, Asia, Sudamérica... La superficie dependerá de la fecha. En este caso, es justo después de Londres, así que será la misma pista que en Londres para evitar cualquier riesgo de lesión con el cambio de suelo. Queremos facilitar las cosas a los jugadores.

Piqué decía que este torneo seguía siendo la Copa Davis, no la Copas Piqué. ¿Molesta esa percepción de que este es el torneo de Piqué?

No nos molesta porque no es una realidad. Esto es la Copa Davis, no la Copa Piqué. No sé de dónde ha salido eso.

¿Estudian la opción de abrir esa semana también a la Copa Federación para que se convierta en una fecha mixta?

Sí, hay una opción. Llegamos a un acuerdo con la ITF centrándonos en la Copa Davis, pero pensando también en la Fed Cup. De aquí a poco tiempo, nos gustaría hacer un evento paralelo. También querríamos que se juntaran los torneos júniors porque siempre es bueno que las promesas estén cerca de los mayores, de sus ídolos.

¿Cómo es trabajar con Piqué?

Trabajar con él es estupendo. Es una mente privilegiada, siempre tiene buenas ideas y rema a favor del equipo. Me ha sorprendido en eso para bien, es uno más. De tenis sabe mucho, además. Y está montando un equipo espectacular.

Etiquetas: