Inicio

El Real Madrid se da un festín ante el Olympiacos

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

La gran primera vuelta del Real Madrid en la Euroliga tuvo apenas tres tropiezos. Uno de ellos, doloroso por cómo sucedió, fue en casa del Olympiacos. Recuerdo que impulsó a los blancos en el choque disputado ayer ante los griegos en el Palacio de Deportes. Un duelo igualado en los primeros minutos, pero que acabó dominado por los blancos, que rompieron el partido en el segundo cuarto y no dieron tregua a su rival tras el descanso.

Cerca ya de los 37 años, a la muñeca de Spanoulis no le importa la edad. El base griego volvió a ser el principal argumento ofensivo del Olympiacos. Casi el único en un primer cuarto de ida y vuelta en el que ninguno de los dos equipos se encontró cómodo. Al campeón le bastaba con los chispazos de calidad de Llull y Randolph para no perder comba.

La entrada de Campazzo le dio otro ritmo al Real Madrid y la presencia de Tavares secó la vía de agua que había abierto Bogris en la pintura. Los blancos fueron creciendo por ahí hasta acumular una ventaja holgada antes de irse a los vestuarios (54-42, min. 19).

Gigante Ayón

Printezis y Papanikolau, dos de las pesadillas habituales del Real Madrid cuando se mide al Olympiacos, trataron de meter a su equipo de nuevo en el partido. Un intento que Ayón se encargó de desactivar con sus nueve puntos en el tercer cuarto (71-58, min. 27).

Contra cualquier otro equipo, el triunfo habría estado ya asegurado, pero no ante este Olympiacos. Un conjunto con una gran fortaleza mental, capaz de levantarse una y otra vez.

Por eso, Laso exigió un esfuerzo adicional a sus jugadores. Randolph, certero en el lanzamiento, fue el encargado de disipar cualquier duda con una exhibición en el último cuarto. El americano sumó diez puntos casi consecutivos –16 en su casillero personal– y lo celebró con tanta efusividad que tras anotar un triple se llevó incluso por delante a Blatt, técnico rival.

Golpe fortuito que fue también el desplome definitivo del Olympiacos, que se fue de Madrid con una derrota y con el basket average perdido. Doble alegría del campeón, que camina firme hacia los playoffs.

Etiquetas: