Inicio

«El piloto tiene que pensar en la moto, la caída, la muerte»

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Nadie puede discutir a Giacomo Agostini su pasión por el motor. A sus 75 años, el expiloto desmenuza el motociclismo con un cariño y una precisión sin igual. El italiano es, con 15 campeonatos mundiales en su mochila, el piloto más laureado de la historia. Tantos años respirando competición en asfalto le han otorgado un aura que le identifica como uno de los grandes.

En una habitación de un hotel de Mónaco, Agostini concede una entrevista como si estuviera en el sofá de su casa con motivo de la entrega de los Premios Laureus. Se siente cómodo hablando de motociclismo. Disfruta. Sabe que es historia viva de este deporte y una voz autorizada dentro de él. Analiza y entiende. Su única preocupación, el idioma: «Hablo poco español. Mi mujer es española, pero con ella hablo en italiano», dice. A una semana de que comience de nuevo el Mundial de MotoGP, el expiloto nos cuenta sus sensaciones.

—¿Cómo ve el próximo Mundial?

—Va a ser muy divertido. Tenemos muchos pilotos que pueden ganar, aunque creo que España es favorita. España tiene a Márquez, que es muy rápido. Es el campeón del mundo y el rival a batir. Lorenzo también, Viñales con su Yamaha... España tiene muchas posibilidades de volver a ganar.

—¿Qué es lo que más le gusta de Marc Márquez?

—Tiene todo para ser un gran campeón: coraje, inteligencia, un poco de fortuna... Es un talento porque hace muchas cosas bien. Y además solo tiene 25 años.

—¿Puede ocupar Marc Márquez el puesto de Rossi?

—Rossi ha ganado nueve títulos y también ha hecho mucho fuera de la competición. Los shows, la comunicación... Está muy bien hacerlo. Y aunque Márquez también, creo que Valentino tiene algo más. Rossi comenzó a ganar y supo hacer más cosas. Es un hombre al que le gusta la comunicación. Márquez es un tipo más serio, pero también es simpático. Necesita comprender que cuando estás en el top, todo el mundo te quiere, todos quieren algo. No puedes abrirle la puerta a todas las personas porque tienes que estar concentrado en las carreras. El piloto tiene que pensar en muchas cosas: la moto, la caída, la muerte... La gente no comprende la tensión que hay antes de una carrera. Hay gente que dice que es un antipático, pero es porque no conocen la realidad.

—¿Y Jorge Lorenzo, es candidato al título o habrá que esperar un año más?

—Lorenzo no necesita un año más. Lorenzo es muy rápido, pero es muy sensible. Si algo no funciona al 100%, él se evade, cambia. Si todo va bien, él es muy rápido y puede ganar. Pero debe trabajar con su cabeza y pensar que cuando hay un problema necesita resolverlo y no enfadarse. Sentarse con los ingenieros a hablar, comprender el porqué y resolverlo. Él, cuando está todo perfecto, es muy bueno.

—¿Cómo ve a los pilotos italianos?

—Rossi siempre es Rossi, pero los años pesan. Dovicioso, con la Ducati, ha hecho unos buenos entrenamientos y está muy contento. La moto es mejor que la del año pasado. Andrea Iannone, con la Suzuki, lo tiene más difícil. Morbidello aún es joven y necesita como mínimo un año para aprender.

—¿Qué le haría más ilusión: el décimo título de Valentino o el Mundial de Ducatti?

—Difícil... En el caso de Valentino, creo que no cambia mucho de nueve a diez. Personalmente, creo que para Italia, un piloto italiano, como es Dovicioso, ganando con una Ducati, sería espectacular. No pasa algo así desde hace más de 40 años.

—Usted llegó a competir en varias categorías a la vez. ¿Ahora sería posible? ¿Por qué no se hace?

—Claro que sería posible, pero no se hace porque ya ganan mucho dinero y no hace falta correr riesgos dos veces. Hace unos años lo prohibieron, después Freddie Spencer ganó en varias categorías. En mi época todo el mundo lo hacía. Ángel Nieto, por ejemplo, también lo hacía. La gente competía en varias categorías para ganar dinero, ya que había un premio de salida.

—También probó en Fórmula 1. ¿Qué tienen las motos que le enamoran más?

—El coche te lleva, la moto la cabalgas. Es como un caballo. En el coche vas sentado, y es difícil también, claro, pero con la moto estás solo con el aire. Bailas con ella. Es mi opinión. Ir en moto te da unas sensaciones muy excitantes.

«Se fue un amigo y una gran persona»

Giacomo Agostini y Ángel Nieto fueron rivales en el tiempo, aunque no en el asfalto. Nunca llegaron a coincidir en la misma categoría, pero ambos acumularon títulos en las cilindradas en las que corrieron. El primero ganó 15 títulos mundiales, el segundo consiguió 13. O 12+1, como le gustaba a decir a él. Pese a que la rivalidad no existía en la carretera, sí había un pique sano por la hegemonía en el motociclismo. Compañeros y amigos en los mundiales, entre ambos había una gran amistad. Ángel Nieto le confesó en su momento que era su referente. El italiano recuerda ahora las conversaciones que tenían recientemente sobre la calidad de los pilotos españoles. «Éramos grandes amigos. Su muerte me causó mucha tristeza», confiesa el expiloto. El fallecimiento del español dejó una herida en el motociclismo mundial, que se despidió de uno de sus ídolos. Para el recuerdo quedarán sus títulos, la sana rivalidad entre él y Agostini y, sobre todo, la amistad y respeto que ambos se profesaban: «Se murió no solo un amigo, sino una gran persona».

Etiquetas: