Inicio

Basilashvili gana en Pekín y Medvedev en Tokio

Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

El tenista georgiano Nikoloz Basilashvili ha dado la sorpresa este domingo al conquistar el torneo de Pekín, de categoría ATP 500 y disputado en pista dura, después de imponerse en la final al número cuatro del mundo, el argentino Juan Martín Del Potro (6-4, 6-4).

Basilashvili, número 34 del ranking ATP, sacó provecho de una de las seis bolas de rotura de las que dispuso en la primera manga para adelantarse en el duelo, después de quebrar el servicio del de Tandil en el tercer juego. Mientras, el argentino desperdició las dos pelotas de 'break' con las que contó.

Ya en la segunda manga, tras superar un octavo juego en el que Del Potro le tuvo contra las cuerdas con tres bolas de rotura, el georgiano respondió ganando al resto el siguiente juego. Así, en su tercera pelota de partido, puso fin a la contienda después de una hora y 41 minutos de juego.

Con el título en la capital china, Basilashvili suma el segundo entorchado de su carrera y del año; estrenó su palmarés en Hamburgo (Alemania), de categoría ATP 500, al vencer al también argentino Leonardo Mayer.

Por otra parte, el ruso Daniil Medvedev ha conquistado también este domingo el título en el torneo de Tokio, de categoría ATP 500 y disputado sobre pista dura, al derrotar al local Kei Nishikori, número 12 del mundo, en dos sets (6-2, 6-4).

De esta manera, Medvedev alza así su tercer título del año y de su carrera en el circuito, primero de categoría 500, tras los dos 250 conseguidos también en 2018 en Sídney y en Winston-Salem (Estados Unidos).

Para ello, el número 32 del ranking ATP tuvo que defenderse en el primer juego de la contienda de una bola de 'break' en contra. Después de ese primer momento de incertidumbre, firmó dos roturas y tres saques en blanco para llevarse el parcial.

En la segunda manga, Medvedev mantuvo también intacto su servicio y tuvo que esperar al décimo juego para quebrar el saque del nipón y cerrar el duelo en poco más de una hora de juego.

Etiquetas: