Inicio

Tomar baños de sauna es un hábito de salud asociado a una mejor función cardiovascular



Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

Baños de SaunaUn estudio muestra que las personas que usan con frecuencia este invento finlandés tienen menos complicaciones cardiovasculares.

Una sauna puede servir para algo más que hacernos sudar. Un estudio, realizado en Finlandia, sugiere que los hombres que la usan habitualmente reducen su riesgo de tener eventos cardiovasculares fatales y la mortalidad por cualquier causa.

El equipo de Jari A. Laukkanen, de la Universidad de Kuopio, analizó la asociación entre la sauna y el riesgo de muerte súbita cardíaca, enfermedad coronaria fatal y enfermedad cardiovascular fatal y mortalidad por cualquier causa en un grupo de 2.315 varones de mediana edad (entre 42 y 60 años) del este de Finlandia.

Los resultados muestran que durante un seguimiento medio de casi 21 años, se produjeron 190 muertes súbitas, 281 casos de enfermedad coronaria fatal, 407 cardiopatías fatales y 929 muertes por todas las causas. En comparación con los hombres que dijeron que tomaban una sauna por semana, el riesgo de muerte súbita fue un 22% menor en el caso de dos o tres sesiones de sauna por semana y un 63% más bajo de cuatro a siete sesiones de sauna semanales.

 

Menos riesgo
 
El riesgo de eventos cardiovasculares fatales fue un 23% más bajo en aquellos que tomaban entre dos y tres saunas semanales y un 48% menor en aquellos que lo hacían entre cuatro a siete veces por semana en comparación con los que solo lo hacían una vez a la semana. La muerte por enfermedad cardiovascular también fue 27% menor entre los que tomaron saunas entre dos y tres veces a la semana y un 50% menor para los que se metían en la sauna entre cuatro y siete veces a la semana frente a los que sólo se metían a la sauna una vez a la semana.

Para la mortalidad por todas las causas, una sauna entre dos y tres veces por semana se asoció con un riesgo un 24% menor y las saunas entre cuatro y siete veces semanales se vincularon con una reducción del 40% en el riesgo en comparación con darse sólo una sesión de sauna semanal.

Por otrol lado, la cantidad de tiempo invertido en la sauna parecía importar mucho. En comparación con los hombres que pasaban menos de 11 minutos en la sauna, el riesgo de muertes súbita fue de 7% menor para las sesiones de sauna de 11 a 19 minutos, y un 52% menos para las sesiones que duran más de 19 minutos. El estudio se publica en «Archives of Internal Medicine».


Referencias del artículo:

1.- JAMA Internal Medicine:

Association Between Sauna Bathing and Fatal Cardiovascular and All-Cause Mortality Events


Clasificado en: