Inicio

La leche, mitos y verdades



Versión para impresiónEnviar por emailPDF version

¿Sabías que se debe continuar consumiendo cuando pasamos la infancia? ¿Y que la desnatada tiene los mismos nutrientes que la entera? La soja, entre otras cosas, no puede ser un sustitutivo de la entera.

Son muchos los mitos que rodean a los alimentos. Sin embargo, uno de los que más leyendas atesora desde siempre es la leche. De ella se ha dicho - por ejemplo - que es una gran fuente de calcio, que ayuda a los huesos a desarrollarse y que es necesaria únicamente en la infancia.

Mientras que algunos de ellos se basan en verdades probadas, otros no son más que patrañas que se han extendido entre la población con el paso del tiempo. Al menos, así lo afirma la nutricionista Viviana Viviant en su libro «Leche, yogur y queso, sanadores más allá de los huesos» (un texto que ha sido utilizado por el diario «Clarín» para desvelar los misterios de esta bebida).

1.- «La leche y sus derivados son necesarios sólo en la infancia»
Falso, hay que ingerirlos en todas las etapas de la vida y no olvidarse de introducirlos regularmente en la dieta. Aunque es importante para los más pequeños, es fundamental no dejar nunca de tomarla.

2.- «La leche de soja puede actuar como sustitutivo de la de vaca»
Falso. A pesar de lo que nos han dicho, esta bebida de soja no tiene las mismas propiedades nutricionales que los lácteos. Así lo afirmó UNICEF en un informe en el que aconsejaba quitar del nombre de este compuesto el término «leche», ya que no es un sustitutivo de ella, sino un complemento (pues no es una buena fuente de calcio).

3.- «La leche no sirve para hidratarse»
Falso. Cuenta con un alto porcentaje de agua y es altamente eficaz a la hora de hidratarse tras hacer deporte.

4.- «La leche entera tiene más calcio que la desnatada»
No siempre. Las dos aportan la misma cantidad de calcio. Según la experta, el que a la leche se le quite parte de la grasa no guarda relación con las vitaminas que aporta. De hecho, las que cuentan con menos cantidad de calorías son ideales para las personas que quieren perder peso, pues engordan la tercera parte que las que cuentan con nata.

5.- «Hay que hervir la leche antes de beberla»
Este mito es totalmente falso. Únicamente habría que pasarla por el fuego si no se comprase tratada, pues sería necesario eliminar las bacterias que guardaría. Actualmente esta bebida es vendida pasteurizada por las empresas, las cuales garantizan que pueda consumirse sin problemas.

6.- «La leche condensada tiene la misma composición que la líquida»
Esta afirmación es falsa, pues este tipo de alimento cuenta con una ingente cantidad de calorías debido a su tratamiento y a sus componentes. De hecho, se puede consumir en pequeñas porciones, aunque es mejor evitar la ingesta continuada debido a que dos cucharadas cuentan nada menos que con 100 calorías.

7.- «La leche en polvo es menos nutritiva que la líquida»
Esto es algo totalmente erróneo, la leche en polvo es un alimento obtenido al deshidratar la líquida, por lo que tiene las mismas características que ésta cuando se mezcla con agua.

Clasificado en: